simon_pedestal

simon_pedestal

lunes, 30 de abril de 2012

Fichas Safari Club (XIX): Escarabajo ciego hitleriano.




Reino: Animalia.
Filo: Arthropoda.
Clase: Insecta.
Orden: Coleoptera.
Familia: Carabaeidae.
Subfamilia: Trechinae.
Género: Anophthalmus.
Especie: Hitleri.


"Quid quid germanus dictum sit, bellicosum videtur" [Cualquier cosa dicha en alemán suena belicosa] (Dicho popular en la Colonia Claudia Ara Agrippinensium)

"Zuerst kamen sie für den Entomologen und ich sagte nichts, weil ich nicht Entomologe..." [Primero vinieron a buscar a los entomólogos y no dije nada porque yo no era entomólogo...]" (Martin Miemoller)




El 30 de Enero de 1933 Adolf Hitler, líder del partido Nazi [Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei, NSDAP] , alcanza el poder en Alemania.

El 26 de Febrero de 1933 (añadan esta fecha a la cronología del Holocausto) un entomólogo, de cuyo nombre quiero acordarme, Oscar Scheibel, encuentra en unas cuevas de Eslovenia una especie de escarabajo ciego anophthalmus desconocida para el mundo hasta ese momento. Y no se le ocurre otra cosa al colega que otorgarle el apellido del nuevo canciller alemán al insecto. No imagina Scheibel que su dedicatoria va a cambiar el curso de la Historia.

El 23 de marzo de 1933, el Parlamento Alemán, reunido en la Ópera Kroll, aprobó la Ley para aliviar las penurias del pueblo y del Reich, mejor conocida como la ley habilitante de 1933. Hitler pronunció un discurso moderado que contrastaba con sus habituales diatribas. Prometió usar sus poderes sólo en casos esenciales, y se comprometió con todas las clases; además, pregonó por la búsqueda de la paz con Occidente e incluso con la Unión Soviética. Sin embargo, al finalizar su exposición, un paquete sellado en Vrhnika pasa todos los controles de seguridad que las Camisas Pardas [Sturmabteilung, SA] habían establecido para que nadie atentase contra Hitler. En un despacho privado de la Ópera Kroll le muestran a Hitler el contenido del misterioso envío. En una cajita transparente descansa su sueño eterno el primer anophthalmus hitleri pinchado y etiquetado en la historia de la entomología, junto con una carta personal de Oscar Scheibel en la que en un tono insoportablemente pedante y rastrero le anuncia a Hitler que tiene el grandioso y noble honor de compartir su nombre con un puñetero escarabajo ciego de unas puñeteras cuevas eslovenas.
Hitler tiembla, le entran sudores fríos, se quita lentamente los anteojos, y no puede levantar su vista de la carta de Scheibel... Su flechillo y su tranquilidad se han resbalado al unísono. Sus ojillos diabólicos se inyectan de roja ira. Enfurecido, golpea la mesa del despacho una y otra vez, maldiciendo en alto-alemán [althochdeutsch], y rompe a reir como un desquiciado hasta que finalmente se derrumba lloriqueando sin consuelo. Hitler, con la cabeza aún recostada sobre la mesa del despacho, contemplando la cajita del anophthalmus, se arranca por lo bajinis con unos fandangos del Niño Gloria que se sabía de memoria:



Ich wusste nicht, wie ich, wenn ich zu verbringen, ging gefühlt ... Ich wusste nicht, was ich fühlte, weil debiéndote matá, Wut brach in Gelächter aus und dann fing ich an zu weinen. [Yo no supe lo que sentí cuando me lo fuiste a dedicá... Yo no supe lo que sentí, porque debiéndote matá, de rabia rompí a reí y luego me eché a llorá ]

Ihre Verbindungen zu gut lernen die härteste der Welt (Insektenkunde, löschen) Bindungen, die Sie lernen auch ... Ich estudiao deine Liebe und ich habe nicht poío umfasst ... Warum leiden und weinen wie ein Kind. [
Tu tiés que aprendé bien lo más difícil del mundo (entomología, claro) tú tiés que aprendé bien... yo he estudiao tu cariño y no lo he poío comprendé... por eso sufro y lloro como un niño]



Ninguno de los presentes en la sala se atreven a pestañear. Goebles está a punto de soltar un ¡Óle! (de esos jondos con acento en la ó) pero se contiene porque tiene miedo a la siempre impredecible reacción de Hitler.
Hitler era un apasionado del folclore andaluz. De sus años mozos en Viena se sabe que acudió al Cine Emperador de Viena [Kaiser von Wien] 27 veces a la proyección del film Muerte en Sevilla [Der tod in Seville] (¡y eso que la peli era muda!) con Asta Nielsen como protagonista de un romance trágico por las azoteas sevillanas con la torre de la Giralda como marco incomparable.
Comentar que en su búnker de verano [Sommer-Bunker] poseía una magnífica y nutrida colección de discos de pizarra de los mejores cantaores del momento... Gloria, Vallejo, Torre, Pavón.... colección que el ejercito ruso repartió entre sus mejores francotiradores tras la toma de Berlín. Muchos estudiosos sólo nos refieren sus preferencias musicales por R. Wagner y con Carl Orff.¡Pero si sólo utilizaba su acentuada rítmica para los desfiles de sus tropas, señores! ¡En la intimidad, Hitler gustaba de escuchar cante del bueno!



Los historiadores han de saber que Hitler no se encontraba en su mejor momento para recibir el honor de compartir su nombre con un insignificante escarabajo. Hitler tenía las defensas bajas por culpa (¡cómo no!) de una mujer vestía de gitana... La primera acción de gobierno que el nuevo canciller había tomado al llegar al poder fue la de ofrecer a Asta Nielsen un cargo en el departamento de cultura (Porque Hitler estaba enamorado de Asta hasta las trancas y quería tenerla cerquita) pero recibió calabazas danesas... Con la implantación del cine sonoro, Asta apenas intervino en una película Unmögliche liebe (1932), tras la que se retiró del cine. El gobierno nazi le ofreció la posibilidad de dirigir su propio estudio en Berlín, pero ella declinó tal proposición y regresó a su país antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial.
O sea, que Asta pasaba de Hitler.

[Años más tarde, Hitler lo intentaría y fracasaría de nuevo con la actriz española Imperio Argentina. Aquí la tenemos marcándose las carceleras del Puerto en alemán:


Durante los años 70 circuló por Alemania la versión de las carceleras de Rudolf Hess :
"Mejor quisiera estar muerto que verme pa toa la vía en este penal de Spandau, en este penal de Spandau... aunque bien me lo merecía" [Ich möchte lieber tot sein als mich für das Leben in diesem Gefängnis von Spandau, in diesem Gefängnis von Spandau ... aber gut ich es verdient].

También de Imperio Argentina son estas coplas cantadas en la lengua del autor del Heldenbuch.

Dicen que el musical "Primavera para Hitler" de 1968 fue la versión de un musical ya ideado en 1938 pero que nunca tuvo esos productores que lo llevasen a los principales teatros europeos. Ese musical se titulaba precisamente "Sevillanas para Hitler".


Porque Hitler podía soportar todo tipo de contratiempos amorosos y copleros, pero lo que no podía soportar era que le recordasen lo del anophthalmus.

Pese a estar en la cima del poder, sabemos que en 1933 Hitler está hundido moralmente. Sus médicos de cabecera (Mengele & Rascher) le recomiendan la relectura de El mundo como voluntad y representación en particular de cierto párrafo que Hitler hace suyo:

"Si alguna vez me he creído desdichado eso se debe a una confusión, a un error. Me he tomado por otro, verbigracia (la que tú me haces... miarma), por un estudiante de academia que no puede llegar a ser un gran pintor, o por el acusado de un intento de golpe de estado, o por el enamorado a quien esa actriz desdeña, o por el hombre de estado al que dedican para su vergüenza y deshonor el nombre de un insignificante escarabajo ciego esloveno, o por otras personas que adolecen de análogas miserias. No he sido esas personas; ello, a lo sumo, han sido las telas de los trajes que vestido y que he desechado... ¿Quién soy realmente? A partir de ahora seré el autor de El Mundo como voluntad de mal y destrucción, seré el que dará una respuesta al enigma de la maldad, que ocupará a los expertos en genocidios de los siglos futuros..."

Con todas las fuerzas recobradas, Hitler decide dar un grandioso discurso en el que finge aceptar de buen grado la dedicatoria del anophthalmus hitleri. Un discurso en el que hace partícipe a toda Alemania de dicho acontecimiento: "¡El anophthalmus es el símbolo del nuevo pueblo alemán! ¡Debéis ser como los anophtalmus, ciegos y hitlerianos!" [Anophthalmus ist das Symbol der neuen deutschen Volkes! Sie sollten wie die Blinden und Hitler anophthalmus sein!].

[El gobierno del Reich, "complacido" con tal decisión, en una oportunidad le envió a Scheibel una carta-bomba de "agradecimiento" que estalló en la estafeta de correos de Vrhnika sin llegar a su destinatario].

Alemania entró entonces en un proceso conocido como Gleichschaltung (coordinación), donde el Estado y la sociedad empezaron a ser asimiladas por el Partido Nazi y sus organizaciones.



Que si el Tratado de Versalles, que si la alucinación colectiva del pueblo alemán, que si la necesidad de expansión... bla bla bla. Lo cierto es que en Alemania comienza el horror para buena parte de su propia población. El canciller se convierte en caudillo [Führer]. Los paises vecinos sufren la invasión del ejercito alemán [Wehrmacht]. En Europa central reina la Muerte y la Destrucción total. A Hitler toda la problemática histórica del pasillo de Danzig y de la región de los Sudetes, en realidad, se la sudan. Porque Hitler es malo, malo, malo... de la raza de Caín. Lo único que le interesa son unas cuevas eslovenas en las que piensa que encontrara a Scheibel recolectando bichos por el subsuelo. Hitler busca a Scheibel en Eslovenia como Alejandro buscó a Besso en Bactria.


PDT:

Scheibel logró sobrevivir a la guerra cambiando contínuamente de domicilio y de nombre. Era buscado por ambos bandos; los aliados querían llenarle los bolsillos de escarabajos de la patata; los nazis agradecerle la dedicatoria a su Führer con una estancia todos los gastos incluidos en el placentero balneario de Auschwitz.

Hoy día le dan 1500 euros de vellón al que encuentre un anophtalmus hitleri. Los coleccionistas de escarabajos neonazis lo pagan de buena gana. Incluso han llegado a asaltar museos de historia natural para saquear las colecciones de anophtalmus hitlerianos. El valor del primer ejemplar de anophthalmus hitleri que se conserva (¿será el mismo que Scheibel envió a Hitler?) es incalculable, y por ello permanece en una sala de máxima seguridad en el museo de Basilea... a salvo de esa panda de impresentables.




1 comentario:

  1. Me gustaría decir algo coherente, pero no tengo resuello (keuchen).

    ResponderEliminar