simon_pedestal

simon_pedestal

domingo, 14 de agosto de 2011

La poesía de lo que yo te cante: Shi King o Libro de los cantares.





De viento huracanado era el día;

me miraste y te reiste,

pero la broma era cruel y la risa burlona.

El corazón me duele.

Hubo ese día una gran tormenta de arena;

bondadosamente prometiste venir,

pero ni llegaste ni te fuiste.

Largos, largos mis pensamientos.

Un gran viento y oscuridad;

todos los días son oscuros.

Estoy acostado, no duermo,

el deseo me ahoga.

Desolada, desolada la sombra;

retumba el trueno.

Estoy acostado, no duermo,

el deseo me destruye.





Una versión inglesa de los cantares más antiguos del mundo. Textos cautivos. Borges.


La arena le llegó hasta el corazón. Tuvo que ser una tormenta de arena perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada