simon_pedestal

simon_pedestal

domingo, 21 de agosto de 2011

Que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo (XIII): Kenny Dalglish (especial goles para Escocia).



El último rey futbolístico de Escocia. He elegido un vídeo recopilación de sus goles con la selección escocesa. También marcó muchos goles para el Celtic y para el Liverpool. Pero hoy me interesa más hablar de Escocia.

Escocia fue una de las cunas del romanticismo. En 1760 MacPherson publicó Fragmentos de antigua poesía gaélica vertidos al inglés y en 1762 Fingal. El carácter de su fútbol ha sido también, indiscutíblemente, romántico. Sus esfuerzos sobre el terreno de juego, casi siempre fueron destinados al fracaso. Digamos que todas las carreras, saltos, remates, empujones, disparos o patadas que prodigaron sus jugadores, han sido para el fútbol mundial como trabajos de amor perdidos.

Los creadores del juego Tehkan World Cup, la mejor simulación de fútbol jamás creada para un videojuego, lo tuvieron claro. El juego consistiría en competir la fase final de un mundial de fútbol, y el primer equipo al que te enfrentabas era, no podía ser otro, Escocia. Sus voluntariosos muñequitos se tiraban como fardos al suelo intentando cortar las internadas del equipo rival, su calidad era más bien cortita y casi no pasaban nunca del medio campo, aunque a veces te podían dar un pequeño susto y plantarse descarados ante tu portero. Pero, con que te quedasen 4 segundos de juego, podías resolver el entuerto con un disparo a puerta desde el centro del campo. Porque, esa es otra, hemos hablado de los futbolistas escoceses, pero si hablamos de su portero... ufff, era un auténtico tragabolas, el pobre.




En Escocia el gol que más se recuerda es el que Archie Gemmill anotó en el Escocia-Holanda del mundial Argentina 78.

“I haven’t felt that good since Archie Gemmill scored against Holland in 1978!” Trainspotting.



Pese a la proeza de ganar ese partido por 3-2 a la selección de Holanda (aquella naranja mecánica de fútbol total), Escocia quedaba eliminada del mundial por la diferencia de goles con su rival durante la primera fase. Como en el Tehkan, vamos... eliminados sin consuelo.

A Samuel Dictionary Johnson le llegaron noticias sobre el golazo que un escocés le había metido a la Holanda de Johan Cruyff. La vieja e inglesa Osa Mayor no daba crédito a los rumores: "Es absurdo atribuir un golazo de tres regates consecutivos a un bárbaro incapaz de pegarle una patada decente a un peñasco."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada