simon_pedestal

simon_pedestal

martes, 5 de abril de 2011

Niños pedantes celuloidos (IV) : El Principito.



Título original Le petit pédant.

El Principito provenía del espacio exterior como aquellos invasores de las pelis de Ed Wood, y además tenía trazado un plan igual que Plan 9 from Outer Space. Como buen alienígena no tenía piedad con los humanos, cada vez que se encontraba con alguien en su camino estelar lo dejaba medio tocado para los restos. Muchos nos consideramos aún víctimas de sus alardes de pedantería.
Tenemos que desmitificarlo ya de una vez, extravagancia y pedantería no tienen por que ser sinónimos de: ¡Mola!.
Además, vestía como Francisco José I de Austria cuando se ponía cómodo en palacio y llevaba el pelo escardado como una señora mayor al salir de la peluquería.
Una y otra vez recurría a sus diálogos pedantes e hipnóticos, llenos de interrogantes y frases a medio construir. Tenía como mascota un corderito dibujado al que encerraba en un establo dibujado y al que le ponía un bozal dibujado... (¡Bozal el que le tenían que haber puesto a él!)

La escena del zorro es que es buenísima... vamos, porque la dirigió el encantador Stanley Donen aquel de Charada o Dos en la carretera; que si esto llega a caer en manos del incomprendido Ed Wood, su auténtico y terrible Plan 9 of the Little Pedantic from Outer Space, hubiese sido un ménage à trois entre el pequeño aristócrata, el zorro, y Gene Wilder. Y la historia destilaría pedofilia y zoofilia a partes iguales con intenciones de plaga infecciosa apocalíptica. Wilder tenía antecedentes, El Principito es del 74 y Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar del 72. Esa cara tiene algo que lo delata y no puede disimularlo.

Si el Pequeño Pedante no recurre a la serpiente para elegir el camino más corto, hubiese sido inquilino fijo de un conocido sanatorio para este blog...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada