simon_pedestal

simon_pedestal

lunes, 25 de abril de 2011

Que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo (X): Pelé.



Dicen que Pelé provocaba auténtica psicosis en los defensas y porteros contra los que se enfrentaba, muchos de los cuales al final de los partidos se convertían en sus más fervorosos fanáticos. A Stan, en concreto, célebre defensa central de la selección sueca del 58, Pelé le pegó tantos pases, regates, y caños en un mismo encuentro... que se le fue la olla al colega, y muchos años después aún le escribía cordialmente pero con evidentes síntomas de personalidad esquizo-paranoide.

-1ª Carta:
Querido Pelé, te escribí pero sigues sin contestarme. Te di mi número del móvil, del busca, y el de casa en la parte de abajo [de la carta]. Te escribí dos cartas en otoño, no debiste recibirlas. Seguramente hubo un problema en la oficina de correos o algo parecido. A veces escribo las direcciones demasiado borrosas cuando las pongo ¡Bueno, qué más da! ¿Que hay de nuevo, tío? ¿Cómo esta tu hija? Mi novia también está embarazada, voy a ser padre. Si es niña, ¿Sabes cómo la llamaré? La llamaré Kelly. Leí lo de tu tío Pelli, lo siento. Tuve un amigo que se suicidó por una puta que no le quería. Sé que probablemente oigas esto todos los días, pero soy tu mayor fan. Me enteré de la mierda de papel que hiciste en Evasión o Victoria. Tengo la habitación llena de pósters y fotos tuyas, tío. Me encantó lo que le hiciste al portero de Uruguay en el Mundial del 70 (dicen que lo dejaste para sanatorio). Sea como sea, espero que recibas esto, contéstame sólo para charlar.
Sinceramente tuyo, tu mayor fan
Stan




(Ahora suena el estribillo de Elton John):
Mis lágrimas se vuelven frías y me pregunto ¿por qué me habré levantado de la cama?
La lluvia de la mañana nubla mi ventana y no puedo ver nada. Y aunque podría verlo todo gris, tu póster en la pared me recuerda que no todo está tan mal...

-2ª Carta:
Querido Pelé, aún no me has llamado o escrito, espero que tengas la oportunidad.
No estoy enfadado, solo pienso que es mierda que no contestes a los defensas que (aunque intentamos quitarte el balón y evitar que brilles) somos también tus mejores fans. No quisiste hablarme después del partido, sé que no tenías por qué, pero podrías haber dedicado un autógrafo a Matthew. Es mi hermano pequeño, tío, sólo tiene seis años. Esperamos en la fría puerta del vestuario por ti durante cuatro horas y simplemente dijiste: No. Eso es una mierda, tío, eres su puto ídolo. Quiere ser exactamente como tú (se tiñe hasta la cara con betún), te admira más que yo. No estoy enfadado, pero simplemente no me gusta que me mientan ¿Te acuerdas cuando nos enfrentamos y me diste la del tigre? Me dijiste que si te escribía, me contestarías. Ves, soy como tú tampoco llegué a conocer a mi padre. Él siempre pegaba y maltrataba a mamá. Me puedo identificar con lo que haces en tus jugadas. Así que, cuando tengo un mal día, me pierdo y pongo los vídeos, porque realmente no tengo nada en ninguna parte. Así que toda esa mierda me ayuda cuando estoy deprimido, incluso tengo un tatuaje con tu nombre a lo ancho de mi pecho. A veces, incluso me corto para ver cuanto sangra, es como adrenalina, el dolor es como una droga para mí. Sabes, todo lo que haces es fútbol de verdad, y te respeto como juegas. Mi novia está celosa porque hablo todo el tiempo de tí, pero ella no te conoce como yo te conozco, Pelé, nadie lo hace. Ella no sabe lo que fue el crecer para gente como nosotros. Me tienes que llamar, tío, si no seré el mayor fan que perderás entre los defensas.
Sinceramente tuyo, Stan.
PD: Deberíamos ser amigos y vernos, tío.

(Elton John, de nuevo suena el estribillo)

-3ª carta:
Querido señor Soy-demasiado-guay-para-llamar-o-escribir-a-mis-fans, este será el último paquete que le mande a tu culo. Ya han pasado seis meses y ni una palabra tuya ¿No me lo merezco? Sé que recibiste mis dos últimas cartas, escribí la dirección perfectamente. Asi que te envío mi propio vídeo, espero que lo veas. Ahora mismo voy en coche, voy a 190 por la autopista. Hey Pelé, me he bebido una botella de vodka ¿Me retas a conducir? ¿Conoces aquella canción de Phil Collins "In the air tonight"? ¿Sobre ese tío que podría haber salvado a otro tío de ahogarse? ¡Pero no lo hizo! Después Phil lo entendió todo, despues en su concierto lo encontró. Eso es de alguna forma como lo de ahora. Tu podías haberme salvado de ahogarme. Ahora es demasiado tarde. Estoy inflado de calmantes y ahora estoy algo mareado. Y todo lo que quería era una mísera carta o una llamada. Espero que sepas que he arrancado todas tus fotos de la pared. Te quiero Pelé, podíamos haber sido amigos y haber quedado para vernos. Piensa en ello. Lo has arruinado todo ahora ¡Espero que no puedas dormir y sueñes con ello! Y cuando sueñes ¡¡Espero que no puedas dormir y que grites sobre ello!!! ¡¡¡¡Espero que tu conciencia te vigile y que no puedas respirar pensando en mí!!!!

(Este trocito que viene ahora parece teatro de doble personalidad)

Ves, Pelé (voz femenina: ¡¡aaahhhh!!) ¡¡Cállate puta!! ¡¡Intento hablar!!
Hey, Pelé, esa es mi novia en el maletero. Pero no la he degollado, solo la he atado
No soy como tú de cabrón. ¡¡Porque si se sofoca, sufrirá más y morirá también!!
Bueno, me tengo que ir, estoy cerca del puente ya . Oh mierda, se me olvidaba, ¿cómo cojones te voy a mandar esto? Ya sé, lo grabaré en videocámara (chirriar de ruedas, el coche cae al agua)


(Elton John, otra vez con su estribillo)

-Tardía y frívola respuesta por carta de Pelé:
Querido Stan:
Tenía la intención de escribirte antes pero he estado muy ocupado volviendo locos a los defensas de medio mundo. Dijiste que tu novia está embarazada, ¿de cuantos meses está? Mira, me siento halagado que quieras llamar a tu hija por ese nombre. Y aquí tienes un autógrafo para tu hermano, se lo escribí en una camiseta de la selección de fútbol de Brasil. Siento haberte regateado aquel día de la final unas 56 veces (de las cuales unas 34 o 35 fueron con caño incluido), no te ví... la verdad. No pienses que hice esa mierda adrede para joderte ¿Y qué es esa mierda sobre que te gusta cortarte las muñecas? Sólo hago esas jugadas de cachondeo, tío, venga, ¿estas tonto o qué? Tienes problemas, y creo que necesitas que alguien te ayude. Y te sujete el culo mientras te balanceas al borde del precipicio ¿Y qué es esa estupidez de que deberíamos ser amigos y vernos? Ese tipo de rollo hace que no quiera verte. Realmente creo que tú y tu novia os necesitáis el uno al otro. Quizá sólo necesites tratarla mejor. Espero que llegues a leer esta carta. Sólo espero que te llegue a tiempo antes de que te hagas daño a ti mismo. Pienso que seguro que estás bien, sólo si te relajas un poco. Estoy contento de que te inspiren mis jugadas Stan, pero ¿Por qué coño eres tan obsesivo? Intenta entender que te quiero como rival y como fan. Yo simplemente no quiero que cometas ninguna gilipollez.
Vi una historia en las noticias hace unas semanas atrás que me dejó helado...
Un nota estaba borracho y cayó con su coche por un puente. Y su novia estaba en el maletero y estaba embarazada de un niño. Y en el coche encontraron una cinta de vídeo con mis goles pero no decía para quién era. Piensa en ello.......su nombre era.........eras tú.
¡Mierda!


PD (de Niño Pedante): En algunos grandes futbolistas hay una especie de malicioso regusto por la humillación física y psíquica de los contrarios a los que se enfrentan. Pelé tenía tela de guasa... a la gran mayoría de los defensas rivales los destrozaba hasta sin tocar el balón; y a los porteros (incluso a los más altos) gustaba de meterles goles de vaselina: la vaselina, cuchara, palanca, sombrero, jopeada, globito o píque en el contexto del fútbol es un disparo suave con trayectoria muy curva que hace volar la pelota por encima de uno o varios jugadores contrarios, o sobre el portero para convertir un gol. (Wikipedia Dixit ¡Te alabamos, oh Wiki!)

No os podeis imaginar cómo era el cuartito que el portero de la selección uruguaya del 70 le tenía dedicado a Pelé en su apacible quinta de las afueras de Montevideo... múltiples cerraduras para evitar profanaciones, pósters de Pelé arañados que recubrían hasta los techos, un altar de santería y magia negra lleno de fotos violentadas, muñequitos de vudú de la canarinha con alfileres clavados hasta en sus pequeñas axilas de barro, paredes llenas de maldiciones y mantras malignos, y en la pantalla de un viejo televisor (marca Inter) la contínua repetición del gol que nunca llegó a meterle... pero que le destrozó el cuerpo y la mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada