simon_pedestal

simon_pedestal

sábado, 30 de abril de 2011

Sitôt qu'on le touche, il résonne (XI) : Debaser.



Parece que se trata de una confesión en toda regla... ¡Qué sinceridad la de los Pixies!.

martes, 26 de abril de 2011

LOS ENAMORAMIENTOS (y otras tergiversaciones de la realidad), de JAVIER MARÍAS








A pesar de su título, en esta novela el amor o enamoramiento no está visto en su forma sentimental o como análisis emocional (convencional, digamos), sino desde el punto de vista de la reacción y las consecuencias que el enamoramiento, partiendo quizá de la volición de una sola persona, acarrea para el resto del mundo que nos circunda, en relación siempre con lo azaroso de los efectos no previstos y lo caótico de los motivos en general, que son constante en la obra de Javier Marías.
El tema, en definitiva, nos remite claramente a los temas y obsesiones típicos de la literatura de este autor: el amor (en sus distintas versiones: el conyugal, el idealizado o aparentemente imposible tras el que insistimos, el de conveniencia, el de sometimiento a alguien que no nos corresponde) no es sino punto de partida para el desfile de multitud de ideas de índole moral o más bien filosófica sobre el mundo y el papel del hombre en éste: la lealtad y la traición, la memoria de lo pasado y el olvido que lo carcome y lo iguala todo, la culpa y la impunidad, y sobre todo la búsqueda infructuosa de la verdad, que siempre es cambiante, multifacética e inalcanzable (lo que evidentemente la anula como principio).
Es un buceo en la conciencia humana a través de los distintos personajes que van reflexionando y dialogando. De aquí quizá es de dónde pueda provenir algún “reproche” a la novela. Cada personaje, aun perteneciendo todos ellos a la alta cultura (editora, profesores universitarios, el propio Rico) tienen exactamente el mismo estilo, usan un mismo lenguaje. Esto no es en sí una novedad en la obra de este autor. La omnipresencia de una sola conciencia, de un solo estilo que va enlazando historias e ideas está en la mayoría de sus novelas (a partir de Todas las almas, sobre todo). Pero en las anteriores esta voz usurpadora e insistente es el murmullo de la voz narradora que todo lo va acaparando bajo sus reflexiones, sus narraciones hipotéticas y su ir y venir por las ideas; de manera que es el narrador quien va hilando todas las historias y hasta los pensamientos de todos los demás personajes.
Sin embargo, en Los enamoramientos, esta voz se fragmenta en diálogos, que son tomados, digamos, desde fuera, omniscientemente, con lo que el resultado es que numerosos personajes hablan del mismo modo ( no ya filtrados por el narrador) y sostienen ideas semejantes, opinan igual y razonan igual sobre distintas cuestiones. Y esto, me parece, resta verosimilitud a lo contado; la ausencia total de polifonía (recordando a Bajtin), aparte de ser un rasgo de estilo del autor, en este caso puede hacer cojear la verdad de lo contado. Lo que, por otra parte, no ha de ser la propia intención del autor: quizá quiere que veamos el escenario, el trampantojo, para dar mayor universalidad a lo contado y “sacarnos” de algún modo de la historia como anécdota.
Llega incluso la narradora a darnos “instrucciones” para una interpretación verosímil:

"Luisa hablaba bastante bien, con no escaso vocabulario y con verbos que en el habla general son infrecuentes (...); al y al cabo era profesora universitaria, de Filología Inglesa,"


lo que sin duda choca y hasta resulta anticuado o "decimonónico". Pero como Marías no es novelista inocente ni principiante, prefiero creer que se trata más bien de un recurso consciente: el yo, la voz monocorde insiste en que veamos y apreciemos la ficción como tal, nos enseña el entramado porque no es lo principal. Importa más el engullirnos bajo su reflexión metafísica que todo lo inunda y todo lo lleva a un orden más general, el del acontecer y el sentir humanos.

Otra de las “pegas” irremediables a la novela podría ser el ya reiterado y tradicional cameo de Francisco Rico. Se trata de un tic deliberado del autor (en su afán de crear al personaje ficticio Rico, que sobreviva al erudito, al mortal, como nos anunció en su Discurso de Ingreso en la RAE), que puede permitirse el juego con el lector, sobre todo con el lector seguidor, que se regocija pensando: “ya está aquí Rico, con sus aspavientos y sus excentricidades” –para quienes hemos tenido el gusto de escucharle en persona, personaje totalmente fuera de lo verosímil, o al menos fuera de lo convencional-. Como juego del autor, bien, pero quizá poco atractivo y justificado narrativamente. No obstante, Javier Marías siempre ha sostenido una idea lúdica y cómplice de la literatura. Y, qué demonios, a estas alturas puede permitirse los juegos que le apetezcan, que todos le reiremos el guiño un poco al estilo Hitchcock.

No obstante, con ser los temas de la novela ya conocidos para sus lectores, Marías va siempre más allá, tuerce un poco más la visión, le da vuelta sobre sí misma (en una especie de escorzo), hasta agotar las posibles significaciones, implicaciones de la narración. Partiendo, como siempre, de la dudosa veracidad de cualquier acto narrado e incluso ocurrido (¿ocurrió lo que parece haber ocurrido?) Creo que el leitmotiv fundamental es la instigación de esa duda, en los personajes, y en el lector; el cuestionar hasta lo que más seguro y evidente parece, con todas las repercusiones que ello reporta: ¿qué es traición o qué lealtad?, por ejemplo. No prevalece lealtad sobre traición ni al revés: cada una ofrece su óptica paradójicamente, sin contradecirse en absoluto. Siempre dependerá del punto de vista adoptado para la conveniencia y la voluntad de quien las asume.

Y no sólo está el tema de la cambiante verdad, sino que también se hace fundamental el de la relevancia o trascendencia de lo humano. Los hechos se mueven entre el ingrato olvido y la borrosa memoria, por tanto forman parte de un todo alucinado o ilusorio. Recordemos un fragmento de Borges, en El Hacedor, que creo puede iluminar esta idea:


“Don Quijote –que ya no es Don Quijote sino un rey de los ciclos del Indostán- intuye ante el cadáver del enemigo que matar y engendrar son actos divinos o mágicos que notoriamente trascienden la condición humana. Sabe que el muerto es ilusorio como lo son la espada sangrienta que le pesa en la mano y él mismo y toda su vida pretérita y los vastos dioses y el universo.” ( “Un problema”, de El Hacedor de J.L.Borges)


En el caso de Javier Marías podríamos decir, con Borges, da igual el crimen , la traición y el dolor, todo es igualmente ilusorio y todo se desvanece, se acaba diluyendo en la borrosa memoria de los hombres. El azar y el olvido dentro de la gran rueda del mundo son quienes adelgazan lo ocurrido y su relevancia, y ocultan su memoria para tiempos venideros.

Y si esa es la condición del hombre en el mundo (la duda, lo ilusorio, la dudosa memoria, la inexistente verdad), el amor o enamoramiento no hace sino empeorarlo y torcerlo todo aún más, como leemos en el cierre de la novela (auténtica definición del hecho amoroso):


“Es verdad que cuando nos atrapa la tela de araña –entre el primer azar y el segundo- fantaseamos sin límites y a la vez nos conformamos con cualquier migaja, con oírlo a él –como a ese tiempo entre azares, es lo mismo-, con olerlo, con vislumbrarlo, con presentirlo, con que aún esté en nuestro horizonte y no haya desaparecido del todo, con que aún no se vea a lo lejos la polvareda de sus pies que van huyendo”.

No entiendo a quienes ven una trama pueril o excesivamente sencilla (http://lector-malherido.blogspot.com/2011/04/los-enamoramientos-de-javier-marias.html) incluso decimonónica (una de las razones esgrimida es la “escucha a través de la puerta”, lo que cualquier conocedor de la obra de este autor reconoce como una constante, el “overhear” sobre el que reflexiona en “Todas las almas”). Como de costumbre en Marías, la trama se adelgaza, no importa, es punto de partida y puente hacia la construcción narrativa posterior, de mayor alcance estético que el mero enlace de historias bien engarzadas en sus causas y efectos.
Por el contrario, la búsqueda del autor está en esa periferia de lo contado, en lo que surge de inapresable a través de las pequeñas y corrientes vidas de sus personajes, y en discurrir y jugar con ello.

Los enamoramientos constituyen, pues, otro puente que nos tiende Javier Marías hacia la reflexión y la duda, hacia el cuestionamiento de lo que puede parecer incuestionable y nos sumerge en su proverbial estilo envolvente, añadiendo un eslabón más a la cadena de ese mundo narrativo único y unitario, que lleva cuarenta años desgranando.

lunes, 25 de abril de 2011

Que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo (X): Pelé.



Dicen que Pelé provocaba auténtica psicosis en los defensas y porteros contra los que se enfrentaba, muchos de los cuales al final de los partidos se convertían en sus más fervorosos fanáticos. A Stan, en concreto, célebre defensa central de la selección sueca del 58, Pelé le pegó tantos pases, regates, y caños en un mismo encuentro... que se le fue la olla al colega, y muchos años después aún le escribía cordialmente pero con evidentes síntomas de personalidad esquizo-paranoide.

-1ª Carta:
Querido Pelé, te escribí pero sigues sin contestarme. Te di mi número del móvil, del busca, y el de casa en la parte de abajo [de la carta]. Te escribí dos cartas en otoño, no debiste recibirlas. Seguramente hubo un problema en la oficina de correos o algo parecido. A veces escribo las direcciones demasiado borrosas cuando las pongo ¡Bueno, qué más da! ¿Que hay de nuevo, tío? ¿Cómo esta tu hija? Mi novia también está embarazada, voy a ser padre. Si es niña, ¿Sabes cómo la llamaré? La llamaré Kelly. Leí lo de tu tío Pelli, lo siento. Tuve un amigo que se suicidó por una puta que no le quería. Sé que probablemente oigas esto todos los días, pero soy tu mayor fan. Me enteré de la mierda de papel que hiciste en Evasión o Victoria. Tengo la habitación llena de pósters y fotos tuyas, tío. Me encantó lo que le hiciste al portero de Uruguay en el Mundial del 70 (dicen que lo dejaste para sanatorio). Sea como sea, espero que recibas esto, contéstame sólo para charlar.
Sinceramente tuyo, tu mayor fan
Stan




(Ahora suena el estribillo de Elton John):
Mis lágrimas se vuelven frías y me pregunto ¿por qué me habré levantado de la cama?
La lluvia de la mañana nubla mi ventana y no puedo ver nada. Y aunque podría verlo todo gris, tu póster en la pared me recuerda que no todo está tan mal...

-2ª Carta:
Querido Pelé, aún no me has llamado o escrito, espero que tengas la oportunidad.
No estoy enfadado, solo pienso que es mierda que no contestes a los defensas que (aunque intentamos quitarte el balón y evitar que brilles) somos también tus mejores fans. No quisiste hablarme después del partido, sé que no tenías por qué, pero podrías haber dedicado un autógrafo a Matthew. Es mi hermano pequeño, tío, sólo tiene seis años. Esperamos en la fría puerta del vestuario por ti durante cuatro horas y simplemente dijiste: No. Eso es una mierda, tío, eres su puto ídolo. Quiere ser exactamente como tú (se tiñe hasta la cara con betún), te admira más que yo. No estoy enfadado, pero simplemente no me gusta que me mientan ¿Te acuerdas cuando nos enfrentamos y me diste la del tigre? Me dijiste que si te escribía, me contestarías. Ves, soy como tú tampoco llegué a conocer a mi padre. Él siempre pegaba y maltrataba a mamá. Me puedo identificar con lo que haces en tus jugadas. Así que, cuando tengo un mal día, me pierdo y pongo los vídeos, porque realmente no tengo nada en ninguna parte. Así que toda esa mierda me ayuda cuando estoy deprimido, incluso tengo un tatuaje con tu nombre a lo ancho de mi pecho. A veces, incluso me corto para ver cuanto sangra, es como adrenalina, el dolor es como una droga para mí. Sabes, todo lo que haces es fútbol de verdad, y te respeto como juegas. Mi novia está celosa porque hablo todo el tiempo de tí, pero ella no te conoce como yo te conozco, Pelé, nadie lo hace. Ella no sabe lo que fue el crecer para gente como nosotros. Me tienes que llamar, tío, si no seré el mayor fan que perderás entre los defensas.
Sinceramente tuyo, Stan.
PD: Deberíamos ser amigos y vernos, tío.

(Elton John, de nuevo suena el estribillo)

-3ª carta:
Querido señor Soy-demasiado-guay-para-llamar-o-escribir-a-mis-fans, este será el último paquete que le mande a tu culo. Ya han pasado seis meses y ni una palabra tuya ¿No me lo merezco? Sé que recibiste mis dos últimas cartas, escribí la dirección perfectamente. Asi que te envío mi propio vídeo, espero que lo veas. Ahora mismo voy en coche, voy a 190 por la autopista. Hey Pelé, me he bebido una botella de vodka ¿Me retas a conducir? ¿Conoces aquella canción de Phil Collins "In the air tonight"? ¿Sobre ese tío que podría haber salvado a otro tío de ahogarse? ¡Pero no lo hizo! Después Phil lo entendió todo, despues en su concierto lo encontró. Eso es de alguna forma como lo de ahora. Tu podías haberme salvado de ahogarme. Ahora es demasiado tarde. Estoy inflado de calmantes y ahora estoy algo mareado. Y todo lo que quería era una mísera carta o una llamada. Espero que sepas que he arrancado todas tus fotos de la pared. Te quiero Pelé, podíamos haber sido amigos y haber quedado para vernos. Piensa en ello. Lo has arruinado todo ahora ¡Espero que no puedas dormir y sueñes con ello! Y cuando sueñes ¡¡Espero que no puedas dormir y que grites sobre ello!!! ¡¡¡¡Espero que tu conciencia te vigile y que no puedas respirar pensando en mí!!!!

(Este trocito que viene ahora parece teatro de doble personalidad)

Ves, Pelé (voz femenina: ¡¡aaahhhh!!) ¡¡Cállate puta!! ¡¡Intento hablar!!
Hey, Pelé, esa es mi novia en el maletero. Pero no la he degollado, solo la he atado
No soy como tú de cabrón. ¡¡Porque si se sofoca, sufrirá más y morirá también!!
Bueno, me tengo que ir, estoy cerca del puente ya . Oh mierda, se me olvidaba, ¿cómo cojones te voy a mandar esto? Ya sé, lo grabaré en videocámara (chirriar de ruedas, el coche cae al agua)


(Elton John, otra vez con su estribillo)

-Tardía y frívola respuesta por carta de Pelé:
Querido Stan:
Tenía la intención de escribirte antes pero he estado muy ocupado volviendo locos a los defensas de medio mundo. Dijiste que tu novia está embarazada, ¿de cuantos meses está? Mira, me siento halagado que quieras llamar a tu hija por ese nombre. Y aquí tienes un autógrafo para tu hermano, se lo escribí en una camiseta de la selección de fútbol de Brasil. Siento haberte regateado aquel día de la final unas 56 veces (de las cuales unas 34 o 35 fueron con caño incluido), no te ví... la verdad. No pienses que hice esa mierda adrede para joderte ¿Y qué es esa mierda sobre que te gusta cortarte las muñecas? Sólo hago esas jugadas de cachondeo, tío, venga, ¿estas tonto o qué? Tienes problemas, y creo que necesitas que alguien te ayude. Y te sujete el culo mientras te balanceas al borde del precipicio ¿Y qué es esa estupidez de que deberíamos ser amigos y vernos? Ese tipo de rollo hace que no quiera verte. Realmente creo que tú y tu novia os necesitáis el uno al otro. Quizá sólo necesites tratarla mejor. Espero que llegues a leer esta carta. Sólo espero que te llegue a tiempo antes de que te hagas daño a ti mismo. Pienso que seguro que estás bien, sólo si te relajas un poco. Estoy contento de que te inspiren mis jugadas Stan, pero ¿Por qué coño eres tan obsesivo? Intenta entender que te quiero como rival y como fan. Yo simplemente no quiero que cometas ninguna gilipollez.
Vi una historia en las noticias hace unas semanas atrás que me dejó helado...
Un nota estaba borracho y cayó con su coche por un puente. Y su novia estaba en el maletero y estaba embarazada de un niño. Y en el coche encontraron una cinta de vídeo con mis goles pero no decía para quién era. Piensa en ello.......su nombre era.........eras tú.
¡Mierda!


PD (de Niño Pedante): En algunos grandes futbolistas hay una especie de malicioso regusto por la humillación física y psíquica de los contrarios a los que se enfrentan. Pelé tenía tela de guasa... a la gran mayoría de los defensas rivales los destrozaba hasta sin tocar el balón; y a los porteros (incluso a los más altos) gustaba de meterles goles de vaselina: la vaselina, cuchara, palanca, sombrero, jopeada, globito o píque en el contexto del fútbol es un disparo suave con trayectoria muy curva que hace volar la pelota por encima de uno o varios jugadores contrarios, o sobre el portero para convertir un gol. (Wikipedia Dixit ¡Te alabamos, oh Wiki!)

No os podeis imaginar cómo era el cuartito que el portero de la selección uruguaya del 70 le tenía dedicado a Pelé en su apacible quinta de las afueras de Montevideo... múltiples cerraduras para evitar profanaciones, pósters de Pelé arañados que recubrían hasta los techos, un altar de santería y magia negra lleno de fotos violentadas, muñequitos de vudú de la canarinha con alfileres clavados hasta en sus pequeñas axilas de barro, paredes llenas de maldiciones y mantras malignos, y en la pantalla de un viejo televisor (marca Inter) la contínua repetición del gol que nunca llegó a meterle... pero que le destrozó el cuerpo y la mente.

domingo, 24 de abril de 2011

Tened compasión de mí, al menos vosotros mis seguidores blogueros (II): Henry David Thoureau.



"Alguna vez tuve un blog en blogger, un correo electrónico g-mail asociado, y una cuenta en google, y todavía sigo buscándolos. He interrogado a muchos internautas; uno recordaba algún post de los que yo había escrito en aquel extraño blog, otro creyó ver mi perfil en su página, otro había oido la señal de mi google alarm... y todos compartían mi ansiedad."

Walden o la vida en los bosques de la blogosfera. Henry David Thoureau, 1854.


martes, 19 de abril de 2011

Que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo (IX): Maradona.



Maradona.

El Fútbol como voluntad y representación.

"La forma de la aparición de mi fútbol es sólo el presente, no el pasado ni el porvenir; éstos no existen más que para el concepto y por el encadenamiento de la conciencia, sometida al principio de razón. Nadie ha jugado a fútbol en el pasado, nadie jugará en el futuro: el presente es la forma de todo mi fútbol, es una posesión que ningún mal puede arrebatarme...
El tiempo es como un círculo que girara infinitamente: el arco que desciende es el fútbol pasado, el que asciende es el porvenir; arriba hay un punto indivisible que toca la tangente y es el ahora. Inmóvil como lo tangente, ese inextenso punto marca el contacto del balón, cuya forma es el tiempo, con el futbolista, que carece de forma porque no pertenece a lo conocible y es previa condición del conocimiento
"

Si a veces me he creido desdichado, ello se debe a una confusión a un error. Me he tomado por otro, verbigracia por un jugador suplente que no puede llegar a ser titular, o por el acusado de un proceso por dopaje, o por el futbolista a quien ese entrenador desdeña; o por el lesionado que no puede saltar al terreno de juego, o por otros jugadores que adolecen de análogas miserias. No he sido esos futbolistas: ello a lo sumo han sido las telas de las equipaciones que he vestido y que he desechado. ¿Quién soy realmente? Soy el autor de El Fútbol como voluntad y representación, soy el que le ha dado una respuesta al enigma del Fútbol, que ocupará a los filósofos futboleros de los siglos futuros. Ese soy yo, ¿y quién podría discutirlo en los años que aún me quedan de vida?"

¿Sabrá Maradona que ser un genio del fútbol es algo tan ilusorio como ser un futbolista lesionado o un jugador desdeñado por su entrenador o un jugador ya retirado? ¿Sabrá que negar la sucesión temporal, negar el yo, negar el universo astronómico, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos?

Disfruten sus jugadas, cuya única forma es el presente, y además envueltas en esta música hipnótica y extraña que la acompaña. El mejor jugador del mundo para Simón el Estili(s)ta... La bruja pelleja se rinde ante el Maradona genio y se marcha en retirada. Pero antes de huir, se gira, y le grita: ¡Volveré, greñudo, volveré!.

viernes, 15 de abril de 2011

Niños pedantes celuloidos (V) : El joven George Bailey.



Era un niño pedante, pero tenía un corazón enorme.

Casi no puedo escribir sobre él porque se me pone un nudo en la garganta (no puedo evitarlo).

Es la primera película de la que guardo recuerdo. Unos niños juegan en la superficie de hielo de un lago congelado.

jueves, 14 de abril de 2011

Sitôt qu'on le touche, il résonne (X) : Fools Gold.



« ¿Cómo llamar al oro?

Lo llamarás Fuego de Aegir, y Agujas de Glasir, Pelo de Sif, Lágrimas de Freyja, Habla y Voz y Palabra de Gigantes, Gota de Draupnir y lluvia o Aguacero de Draupnir, Rescate de la Nutria, Simiente de Fyris, Fuego de todas las Aguas y de la Mano, Piedra y Arrecife o Resplandor de la Mano.»


Skáldskaparmál (XXXII).

miércoles, 13 de abril de 2011

Sitôt qu'on le touche, il résonne (IX) : Smack My Bicht Up.



En 1802, Chateaubriand (Génie du christianisme, I,4,5) formuló partiendo de razones estéticas, una tesis idéntica a la de Gosse. Denunció lo insípido, e irrisorio, de un primer día de la Creación de Internet, poblado de pichones, de larvas, de cachorros y de semillas de webs y blogs. San une vieillesse originaire, l'internet dans son innocence eût été moins belle qu'elle ne l'est aujourd'hui dans sa corruption, escribió. (Otras Inquisiciones. J.L.Borges).

martes, 12 de abril de 2011

Fichas Safari Club (IV) : El Escarabajo Pelotero (Macho y Hembra).



Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Coleoptera
Familia: Scarabaeidae
Género: Scarabaeus
Especie: Geotrupes stercorarius.


El niño del vídeo no se lo termina de creer (y yo casi tampoco), y es que si hay algo que impresiona en esta vida, es ver a un escarabajo pelotero arrastrando su bola de estiércol por esos caminos de Dios.

Los egipcios lo consideraron sagrado. No es que el que pisara uno sin querer no se momificaba ya de muerto, que ya sería mala suerte pisar uno (aunque bien podrían haber hecho los antiguos egipcios como hacen los monjes jainistas de la India que van barriendo el suelo mientras caminan para no cargarse ningún bichillo... ¡Qué gente más buena, ahora mismo los nombramos a todos miembros honorarios de nuestras Fichas Safari Club!).
Es que fue considerado animal sagrado porque:

"... El escarabajo fue asociado a Jepri, el autocreado, el dios asociado al Sol naciente Ra. Antiguamente se creía que el escarabajo era solamente de género masculino y que se reproducía depositando el semen en una bola de estiércol. La supuesta auto-reproducción del escarabajo lo asemeja a Jepri, que se creó así mismo de la nada. Por otra parte, la bola de estiércol rodada por el escarabajo pelotero se asemeja al Sol ".
Wikipedia Dixit ¡Te alabamos, oh Wiki!

Y no lo dice sólo la Wikipedia, es que también Plutarco se metió en el charco:

"La raza de escarabajos no tiene ninguna hembra, pero todos los machos expulsan su esperma en una pelotilla redonda de material que ruedan empujándola por el lado opuesto, igual que el sol parece regresar a los cielos en la dirección opuesta a su propio curso, que es de oeste a este".
Plutarco. Obra completa. Volumen VI: Isis y Osiris; Diálogos píticos: «La E de Delfos», «Los oráculos de la Pitia» y «La desaparición de los oráculos».

Plutarco era un sabio (para su época, claro) pero ahora está demostrado que lo que pensaba sobre la soledad del escarabajo pelotero macho era algo erróneo (se constató, algunos siglos más tarde, la existencia de hembras escarabajas y peloteras). Aunque pienso que Plutarco, en otras cosas, acertó plenamente y se anticipó al mundo de Internet (-¡InterrNerrdd!- diría mi abuela)... ya veremos. El escarabajo pelotero egipcio (Escarabaeus sacer) fue símbolo de resurrección, amuleto de vida y poder, pero el pobrecillo no imaginaba para qué iba a servir como símbolo en estos tiempos convulsos de Internet. Sí, porque terminar siendo símbolo del bloguero-pelotero es algo ignominioso, que a la larga lo ha privado de su categoría de animal sagrado para convertirlo en la triste imagen de los blogueros-peloteros: Esos seres que se agregan a otros blogs para pelotearse entre ellos, y así formar y arrastrar como puedan su particular bola de vanidad e inmundicia por toda Internet. Imagen sobrecogedora la del escarabajo pelotero-bloguero caricaturizado como internauta nerd, puro y duro, haciendo más grande la bola de seguidores de otro bloguero para procurar que la suya sea aún mayor, concluyendo así el ciclo completo de la empalagosa rueda del compadreo bloguero-pelotero.



Y en cuanto a Plutarco, deciros que acertó plenamente en lo de las masturbaciones del escarabajo pelotero. Bicho sobrecargado de feromonas que lo atormentan y que suele meterse mano a sí mismo en cuanto tiene ocasión (comportamiento que se conoce científicamente como onanismo entomológico compulsivo) eyaculando apasionado sobre su propia bola. Y no descartemos el mismo comportamiento en la hembra (sobre la que los egipcios y Plutarco desconocían su mera existencia...¿Es que ningún egipcio o ningún griego vió jamás dos escarabajos peloteros copulando?) Porque seguramente la escarabaja pelotera se masturbará con una frecuencia similar a la del macho.


En la imagen superior, una hermosa hembra de pelotero a punto de reventar feromonas. Me agregaré a su blog ahora mismo.

lunes, 11 de abril de 2011

Richard Yates o cómo se puede escribir sobre nada.... ( I )


Lo compré, lo empecé y la verdad, vencí y lo acabé. No sé cómo pero lo acabé.

Desafortunadamente no veo nada, ni frío ni calor.

Será el hecho de llevar a la vez "Las teorías salvajes" de la guapísima Pola o que lo empecé después de leer a Pablo Gutiérrez y su enorme “Nada es crucial”, o que mi pequeño intelecto sufría ya el "calentamiento cultural" de la campaña del personaje-autor, pero es cierto que el libro se me hizo largo para su escaso contenido.

Las cuatro primeras páginas me sedujeron, el no-lenguaje que bien se apunta en todas las críticas, la frescura de los pensamientos descarnados que enfrentan el uno al otro, el final de ciertas frases que denotan una plasticidad más cercana a la poesía que al relato, el retrato vivo que personifica de millones de jóvenes actuales... Había algo y seguí leyendo pero me empaché de un estilo cuyo código está hecho para no más de tres o cuatro "pantallas de conversación" de cualquier medio electrónico. Supongo que la lectura de dos o tres libros seguidos de Burroughs provocarán a la mente perpleja el mismo estado.

Me faltan sentimientos de una parte y me sobran datos que son irrelevantes dentro de la personalidad de la otra. Demasiados personajes paralelos para algo que es tan personal como la interacción que puede darse entre una adolescente marginal (de un pueblo marginal y con una familia marginal) y un graduado de la Universidad de New York al que publican libros y tiene "editora". Eso es sin duda lo que más me ha impresionado del libro, la crítica a la pose cultural, la decadencia de él como persona, su fracaso (que en cualquier otro contexto hubiera sido tomado como símbolo de éxito) y que no obstante, sea realmente lo único que parece importar al personaje principal. Que alguien preparado intelectualmente pueda llegar a la misma conclusión vital que cualquiera de las millones de “Dakota Fanning” que subsisten en el mundo no habla muy bien de la cultura como símbolo de crecimiento personal.

Malvivir con la comida orgánica, dos colchones de diferente tamaño, robar “símbolos culturales” tales como Dvds de Woody Allen o las obras completa de Beckett de una Virgin Megastore, hablar continuamente sobre lo jodido que están ellos y el resto de su mundo, sus respectivas deposiciones o disertar sobre cuántos millones de hormigas harían falta para devorar a Bruce Lee no dice mucho de las esperanzas que poseen aquellos a los que sin duda representan como la “juventud media norteamericana”.

La estructura del libro es correcta, un poco confusa a veces para lo simple del lenguaje usado, pero correcta. No hay tiempo que no esté cronometrado por los horarios de los trenes, las horas de las llamadas nocturnas al móvil, los sms, las indicaciones horarias del chat o por las expectativas de visitas comunes que insinúan quizás (esto es algo aventurado…) la rotura de la botella que los aísla y les permite el contacto mas allá de un “smile” o de cualquier carácter Arial con el que se comunican normalmente. El tiempo se mide de la misma forma exacta cuando el contacto entre ellos es físico, a tal hora entraron a comer (comen mucho), a otra pasan todo el día en unos grandes almacenes o miden el tiempo exacto que pasan deambulando por cualquier sitio. El tiempo presente es muy importante en el relato o así lo quiere hacer ver el autor ya que si bien todo está medido parte a parte, en realidad no se dice mucho sobre lo que realmente dura la relación o tiempo total del relato completo.

Sin duda alguna la más conseguido son los cambios en su relación según estén unidos físicamente o no los personajes. Todo cambia según el tipo de vínculo en el que encontremos a los dos. Durante su relación telemática todo es fluidez en el pensamiento y el contacto mutuo (son nativos de internet ¡ eso mola), las frases son rápidas, abundantes y las reacciones cortas y concisas a la vez que acercan el uno al otro, pero cuando se produce el contacto físico entre ellos ahondan las diferencias y la incomunicación se hace patente en los pensamientos únicos expresados que son los de Haley Joel Osment. Digamos que Dakota Fanning nos la pintan como el apéndice real de un avatar que gusta a Haley Joel Osment y se asombra cuando encuentra la personalidad real de ella. La necesidad perenne de ser “manejada”, “reñida” o conducida por parte de los demás personajes se nos resume cuando habla, por primera vez en su vida, a Haley Joel Osment sobre la violación que sufrió de niña a manos de un vecino que la saluda todos los días cuando la ve. Esa es su vida y tal y como se nos cuenta el resto, "nothing will be change". Dakota Fanning fue, es y será el símbolo de la ruina humana por la que millones de personas entienden la necesidad de la salud, el dinero y la familia como simples medios para alcanzar algo que realmente no existe, la "realización personal".


Como diría otro símbolo del actual “cultural statement” norteamericano “… y eso es todo lo que tengo que decir sobre esta parte de Richard Yates…”

domingo, 10 de abril de 2011

Que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo (VIII): Eusebio.



Hacia 1966 el mundo estaba "Under Pressure".

"Flambeau estaba en Inglaterra. La policía de tres paises había seguido la pista al delincuente de Gante a Bruselas, y de Bruselas al Hoek van Holland. Y se sospechaba que trataría de disimularse en Londres, aprovechando el trastorno que por entonces causaba en aquella ciudad la celebración del Campeonato Mundial de Fútbol. No sería difícil que adoptara, para viajar, el disfraz de eclesiástico menor o preparador técnico o masajista o periodista deportivo o de otra persona relacionada con el torneo. Pero la policía no sabía nada a punto fijo. Sobre Flambeau nadie sabía nada a punto fijo."

Tal y como ocurría en el relato La Cruz Azul , el primero de los entrañables misterios de El Candor del Padre Brown de G.K. Chesterton, un artista robó la Jules Rimet, la mismísima Copa del Mundo, que era exhibida al público en una iglesia de Westminster. Un robo ultrajante ante los ojos de la misma Scotland Yard. Por supuesto que se sospechó del famosísimo Flambeau, coloso del crimen, porque sus delitos eran siempre hurtos ingeniosos y de alta categoría. Pero cada uno de sus robos merecía historia aparte, y podría considerarse como una especie inédita de pecado. Se reflexionó sobre el caso seriamente: "El criminal -pensaba sonriendo el jefe de policía- es el artista creador, mientras que el detective es sólo el crítico."

Durante ocho angustiosos días estuvo perdida la Copa del Mundo, hasta que un perro que se llamaba Pickles la encontró olisqueando entre los setos de un jardín (curiosamente, el segundo misterio de El Candor del Padre Brown es el titulado El Jardín Secreto).

Y para colmo luego llegó Eusebio. Eusebio era morenito, negrito, pero no era brasileño (a éstos ya se les conocían sus habilidades balompédicas). Eusebio nació en territorio africano (la gente de aquella época pensaba que en África se había pasado de la lanza a la metralleta sin transición al esférico). Jugaba con Portugal porque nació en la ciudad de Maputo cuando Mozambique era aún el África Oriental Portuguesa. Hasta 1975, y gracias a la guerrilla del Frelimo (Frente de Liberación Mozambiqueño) no sería Mozambique independiente.
Los sistemas imperialistas coloniales europeos se caracterizaban por la sustracción y expoliación de las materias primas de las colonias, incluido su factor humano. De hecho, el África Oriental Portuguesa fue una histórica y rica cantera del comercio de esclavos. Los portugueses ya habían nacionalizado durante siglos el azúcar, el sisal, y la copra mozambiqueña. Cuando los técnicos portugueses destinados en la Colonia descubrieron que Eusebio era un gran futbolista... hala, el chaval a jugar para Portugal.

Si ya los ingleses con lo del robo de Westminster estaban algo tensos, cuando vieron que Eusebio era el mejor jugador del Mundial y su equipo jugaba contra Portugal una de las semifinales... Ufff, la presión de las gradas subió a 210-160 de media por espectador y se dieron numerosos casos de crisis de ansiedad en el mismo estadio de Wembley aquel 26 de Julio. En particular, los aficionados a la novela de aventuras, que al enterarse de los apodos que le ponían a Eusebio pensaron que se habían reeditado las obras completas de Emilio Salgari: "La Perla de Mozambique", "La Perla Negra", "La Pantera Negra de Mafalala", "La Pantera Mozambiqueña"... y así. Era como si Eusebio, al correr como corría y al conducir el balón (perla blanca) como lo hacía sin perderlo, huyese despavorido del acoso de todos los esbirros del Príncipe de los piratas malayos: Sandokán, que ultrajado quisiera recuperar a toda costa su perla perdida. Estaban asistiendo al título póstumo e inédito de Salgari: "La Pantera Negra de Mafalala contra los Tigres de Mompracem o el rapto de la perla blanca."

-Máximo goleador del Mundial 66: Eusebio.

-Campeón del Mundo 1966: Inglaterra.

Campeones los ingleses pero con la inestimable ayuda arbitral durante todo el campeonato. Los árbitros de aquel Mundial si que estaban "under pressure", y además con las imágenes de la televisión en directo, que por vez primera servía como imparcial testigo de sus descarados robos y atracos. Robos perpetrados al más puro estilo del genuino artista y sportman Flambeau: El hombre que no birló la Jules Rimet, pero que si se propuso robar las Estrellas Errantes.

sábado, 9 de abril de 2011

Sitôt qu'on le touche, il résonne (VIII): Inertia Creeps.



Todo blog literario que se precie ha de tener algo como porno (II).

¡Feromonas, dadme el nombre exacto de las etiquetas de este videopost!

La portada del cd que incluye el Inertia Creeps parece una Ficha Safari Club.

miércoles, 6 de abril de 2011

Tened compasión de mí, al menos vosotros mis seguidores blogueros (I): Nathaniel Hawthorne.


Ft. Orig. Niño Pedante.

"... No considerarían loable ningún fin que yo haya acariciado; ningún éxito mío -si es que mi vida, más allá del límite doméstico ha sido alguna vez iluminada por el éxito- sería juzgado por ellos de otro modo que indigno o positivamente vergonzoso.

-¿Qué estará haciendo?- murmura una sombra gris de uno de mis antepasados a otra.


-¡Está escribiendo un post en su Blog! ¿Qué oficio será ése, qué manera de glorificar a Dios o de ser útil a los hombres, en su día y generación? ¡Señor! Tanto le valdría a ese individuo degenerado ser un músico ambulante!"



La Letra Escarlata. Nathaniel Hawthorne, 1850.

Sitôt qu'on le touche, il résonne (VII): Basket Case.



Musicoterapia en Herisau. Eleva la moral y entretiene.

martes, 5 de abril de 2011

Niños pedantes celuloidos (IV) : El Principito.



Título original Le petit pédant.

El Principito provenía del espacio exterior como aquellos invasores de las pelis de Ed Wood, y además tenía trazado un plan igual que Plan 9 from Outer Space. Como buen alienígena no tenía piedad con los humanos, cada vez que se encontraba con alguien en su camino estelar lo dejaba medio tocado para los restos. Muchos nos consideramos aún víctimas de sus alardes de pedantería.
Tenemos que desmitificarlo ya de una vez, extravagancia y pedantería no tienen por que ser sinónimos de: ¡Mola!.
Además, vestía como Francisco José I de Austria cuando se ponía cómodo en palacio y llevaba el pelo escardado como una señora mayor al salir de la peluquería.
Una y otra vez recurría a sus diálogos pedantes e hipnóticos, llenos de interrogantes y frases a medio construir. Tenía como mascota un corderito dibujado al que encerraba en un establo dibujado y al que le ponía un bozal dibujado... (¡Bozal el que le tenían que haber puesto a él!)

La escena del zorro es que es buenísima... vamos, porque la dirigió el encantador Stanley Donen aquel de Charada o Dos en la carretera; que si esto llega a caer en manos del incomprendido Ed Wood, su auténtico y terrible Plan 9 of the Little Pedantic from Outer Space, hubiese sido un ménage à trois entre el pequeño aristócrata, el zorro, y Gene Wilder. Y la historia destilaría pedofilia y zoofilia a partes iguales con intenciones de plaga infecciosa apocalíptica. Wilder tenía antecedentes, El Principito es del 74 y Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar del 72. Esa cara tiene algo que lo delata y no puede disimularlo.

Si el Pequeño Pedante no recurre a la serpiente para elegir el camino más corto, hubiese sido inquilino fijo de un conocido sanatorio para este blog...

domingo, 3 de abril de 2011

Que lo limpia de barro y lo cuelga del cielo (VII): Di Stéfano.



En la Biblioteca Provincial de Entre Ríos existe un libro titulado Sombra d'higuera su autora fue Carmen Segovia García en 1959. Nunca he visto ese único ejemplar que se guarda fielmente en la biblioteca desde hace tantos años. Quizás incluya este poema de Carmen que nos traslada a su infancia y a su colegio del Huerto. Yo lo conservo en una amarillenta página del Diario El Paraná del 16 de Agosto de 1953.

TRES ÁRBOLES POR CARMEN SEGOVIA GARCÍA

Versos para los tres jacarandaes que hacen guardia de honor al colegio del Huerto

Para mí no son tres árboles
son tres soldados de Urquiza
haciendo una venia lila.

Para mí no son tres árboles
son las quietas sugestiones
de tres puntos suspensivos
que me están hablando siempre…

En el cielo de esa calle
-calle Monte Caseros-
son como las tres Marías
sustentadas por luceros.

Unas veces la leyenda
pone en sus ramas desnudas
banderolas y clarines.

Con sus aldabones recios
el cielo llama a la puerta
enguantada de silencio
y la vieja casa siente
de nuevo por sus arterias
de piedra, pasar lo eterno.

Tal vez alguna palabra
de aquel don Justo José,
se habrá quedado en los muros,
ya puedes salir al sol
reclusa de hierro y lirios.

Amparado tu derecho
está toda la república
de pie, sobre el catecismo
de sus catorce provincias.

La historia pasa callada
por nuestro pórtico
y con ella pasa el pueblo.

Para mí no son tres árboles
estos de las copas lilas,
son las quietas sugestiones
de tres puntos suspensivos
que me están hablando siempre…

Viejo colegio de piedra
que fuiste la casa de Urquiza,
llama mi infancia a tu puerta
como en aquella mañana- desvaida en la distancia-
en que mis seis años niños,
de la mano de mi madre se sintieron desvalidos.
Colgados de aldabón como un crespón se mecieron,
de aquellos crespones negros que ensuciaban
los portales por donde pasa un muerto.

La flauta del mes de Marzo
ya cantaba entre las ramas
de los tres jacarandaes
sus jaculatorias claras.

¡Viejo colegio de dormida piedra
me estoy mirando aún junto a tu puerta!
el uniforme azul de colegiala,
el sombrero de hule
aprisionando al sol en sus destellos
y aquella ondosa cabellera negra,
que me envolvía entera,como un manto,
si la dejaba suelta.
También contigo se empinó en tu puerta
aquel par de botas “té con leche”,
que con el blanco “bronderie” del cuello,
los ojos siempre serios
y las manos de cera,
le dieron a mi infancia sosegada
un sabor irreal de cuento triste.

Andando para atrás en mi recuerdo
vuelvo a encontrar el patio;…
luego amanece el aula
como un recorte de calcomanías
en los muros del tiempo;
con sus bancos oscuros
apareados y unidos,
y más allá, al regazo de la imagen,
las tres filas del centro
que se iban a volcar al escritorio
como barcos al puerto
con la carga feliz de las tres pequeñas
plasmadas en el alma de tres árboles
que montaron su guardia de inocencia:
¡Canona Palma, Agustinita Otaño;
aquellas dulces niñas que tenían
toda la rubia miel de los panales
y que no ha muerto nunca
en mis recuerdos!
La vida de tres árboles teníamos,
sin secretos de nidos, todavía
como los tres jacarandaes de entonces,
como las tres Marías
que en el cielo del aula se juntaron
por un raro designio.

Altos jacarandaes, madura savia
de experiencia y sosiego
ha eclosionado la flor ya muchas veces
vuestra lacia melena;
¡Y quién sabe!, las líneas quirosóficas
que estrían y complican las cortezas
de cuánta vida intensa están hablándome
cuando las miro cerca.
Y mientras la ciudad crece y se aliña
y engalana, va a mirar el río,
vosotros continuáis, hoja por hoja,
vuestra hermosa misión de ser historia.



A veces los poemas olvidados son tan extraños como los goles que metimos en nuestra infancia. Aquellos partidos en el patio del recreo, postes de piedras amontonadas, balón ya sin pentágonos, remate de cabeza, y brazos al cielo. Alfredo Di Stéfano (con esa humildad que sólo tienen los grandes) sabrá perdonarme el desmarque inesperado que me he pegado hacia su Argentina natal, para recordar a una antigua poetisa que evocaba su infancia. Carmen Segovia García de Argentina, de Paraná, Entre Ríos, tierra de poetas y barcas.

Esta entrada ha pretendido ser como un taconazo de espaldas al marco (1:56) para cambiarle la trayectoria al balón y sorprender al portero-lector del post.

¡Y qué tango más canallesco y sentimental...!

sábado, 2 de abril de 2011

Sitôt qu'on le touche, il résonne (VI): No Surprises.



El hilo musical del Sanatorio de Herisau.

...No alarms and no surprises. No google-alarms and no surprises, please.