simon_pedestal

simon_pedestal

miércoles, 23 de marzo de 2011

Obituario celuloido para Elizabeth Taylor.



Fue Lady Patricia en Beau Brummel.

-Mortimer...
-Señor...
-Al entrar esa dama... ¿Reparaste bien en sus ojos?
-Era inevitable, señor.
-Cierto... ¿De qué color dirías que son?
-Violeta, señor, color violeta sin duda.
-De noche sí, pero a la luz del día son de un azul intenso.
Es preciso que decore la sala de meditación en ese tono exacto, ella pasará allí largas horas...
-¿De veras?
-Claro, me voy a casar con ella.


(Evidentemente, ni el fiel Mortimer ni el arrojado Brummel se lo terminaban de creer)


También con Elizabeth Taylor muere lo mejor de la Inglaterra medieval, la judía de Ivanhoe. Con aquella aparición celestial hizo más por la causa hebrea que Golda Meir en toda su puñetera vida de activismo sionista. La belleza y la bondad negada a los desterrados hijos de Israel durante oscuros siglos de escarnio fue un mito que se tambaleó en 1952.




Y Un lugar en el sol y La gata sobre el tejado de zinc y El Árbol de la vida y Gigante y La mujer marcada (¡Ay, cómo me gusta en esta!), La Senda de los elefantes, y ... tantas .... y Mujercitas, y fue la niña de Lassie y de National Velvet.

Elizabeth Taylor, lo mejor de Inglaterra, su auténtico International Velvet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada